FELICES VACACIONES

martes, 29 de enero de 2013

La Virgen de Czestochova


LA VIRGEN DE CZESTOCHOW​A POLONIA (1382) 
     

La Virgen negra es una pintura de la Virgen y el Niño Jesús cuya leyenda dice fue pintada por San Lucas el Evangelista.

San Lucas se cree que solía usar un tablero de una mesa construida por el carpintero Jesús. Fue mientras Lucas pintaba a María que ella le contó los eventos en la vida de Jesús que luego el incorporo en sus evangelios.

La pintura fue encontrada en el año 326 D.C. cuando Santa Elena la encontró en Jerusalén mientras hacia un peregrinaje allí.

Ella le dio la pintura a su hijo, Constantino, quien tenia un oratorio construido en Constantinopla a efectos de que lo cobijara. En una crítica batalla contra los Sarracenos, la imagen fue mostrada desde los muros de la ciudad y los sarracenos fueron subsecuentemente derrotados.

Se le dio el crédito a la imagen por salvar la ciudad.

La pintura fue eventualmente poseída por Carlomagno quien posteriormente se la presentó al Príncipe Leo de Rutenia ( noroeste de Hungría). Esta permaneció en el palacio real en Rutenia hasta la invasión ocurrida en el siglo once. El rey le rezo a Nuestra Señora a efectos de que apoyara a su pequeño ejercito y como resultado de sus ruegos una oscuridad descendió sobre las tropas enemigas quienes, en su confusión, empezaron a atacarse entre ellas.

Rutenia fue salvada como resultado de esta intervención. En el siglo catorce, la pintura fue trasladada a la Monta-a de la Luz (Jasna Gora) en Polonia como respuesta a una solicitud hecha en un sueño al Príncipe Ladislao de Opola.

Esta historia legendaria fue mejor documentada por el poseedor de la pintura el Príncipe Ladislao. En 1382 los Tártaros invadieron y atacaron la fortaleza Belz del Príncipe. En este ataque una de las flechas de los Tártaros cayo sobre la pintura y se alojó en la garganta de la Virgen.

El Príncipe, se aterró pensando que el y la famosa pintura podrían caer en manos de los Tártaros, huyo en medio de la noche deteniéndose finalmente en el pueblo de Czestochowa, en donde la pintura se instaló en una peque-a iglesia.

El Príncipe posteriormente tuvo un monasterio Paulino y una iglesia se construyo para resguardar la seguridad de la pintura.

En 1430, invasores cayeron sobre el monasterio e intentaron llevarse el retrato. Uno de los saqueadores daño la pintura con su espada por dos veces pero antes de que pudiera hacerlo nuevamente cayo al suelo retorciéndose en agonía y murió.

Ambos, los cortes de la pintura y la herida de flecha continúan visibles en la pintura. Mas tarde, en 1655, Polonia estaba casi enteramente arrasada por las fuerzas del Rey Sueco Carlos X.

Solamente el área alrededor del monasterio continuaba sin conquistar. De alguna manera , los monjes del monasterio defendieron exitosamente el retrato contra un sitio de cuarenta y cinco días y eventualmente todos los Polacos lograron echar fuera a los invasores.

Luego de este sorprendente cambio de rumbo en los acontecimientos, la Señora de Czestochowa se convirtió en el símbolo de la unidad nacional Polaca y fue coronada Reina de Polonia.

El Rey de Polonia puso al país bajo la protección de la Bendita Madre. Una leyenda mas reciente alrededor de la pintura involucra el intento de invasión Ruso...

En 1920, el ejercito Ruso fue visto congregándose en los bancos del río Vistula, amenazando Varsovia, cuando una imagen de la Virgen fue vista en las nubes sobre la ciudad.

Las tropas rusas se retiraron ante la visión de la imagen. Han habido reportes por siglos de eventos milagrosos tales como curaciones espontáneas ocurriéndoles a aquellos que hicieron un peregrinaje a la imagen.

Esta es conocida como "La Virgen Negra" debido a residuos de hollín que decoloraron la imagen. El hollín es resultado de siglos de velas ofrecidas ardiendo en frente de la pintura.

Con el declinar del comunismo en Polonia, los peregrinajes a la Virgen Negra se han incrementado significativamente.

La Virgen de Czestochowa en nuestra Iglesia de San Telmo


Niños del colegio de Educación Infantil rezando y contemplando a la Virgen polaca.


Los más pequeñitos delante de la Virgen.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Colegio San Agustín

Colegio San Agustín

Bicentenario Antonio García Gutiérrez